Un tren de París con destino a Moscú llega a Brest-Litovsk, punto de control fronterizo entre Polonia y la antigua Unión Soviética. Como los raíles soviéticos son 89mm más anchos que los europeos, los ferroviarios bielorrusos deben levantar los vagones y cambiar las ruedas para que el tren pueda continuar su camino hacia el Este. Nominado a un Oscar en 1994 y ganador de numerosos premios en todo el mundo, 89mm od Europy muestra la brecha todavía existente entre los países del Este y Occidente.